“Comiendo Rico y Saludable” es el taller que está mejorando la calidad de vida de los funcionarios del Hospital de San Vicente

Uno o dos kilos de más puede ser la evidencia de sobrepeso en una persona, 5, 6 ó 7 kilos de más resulta en un problema de obesidad importante. En est

CONAF pone todos los antecedentes con el fin de que se aclaren hechos en materia de arriendo de aeronaves
Comienza proyecto que adaptará al Cambio Climático a agricultores del Secano de la Región de O´Higgins
Consejo Regional conoce proyecto que busca potenciar el turismo enológico en Cachapoal

Uno o dos kilos de más puede ser la evidencia de sobrepeso en una persona, 5, 6 ó 7 kilos de más resulta en un problema de obesidad importante. En esta situación se encontraban los funcionarios del Hospital de San Vicente, quienes frente a un Examen de Medicina Preventiva (EMPA), más del 50 por ciento de ellos presentó sobrepeso, con el consecuente riesgo de aparición de enfermedades cardiovasculares.

Ante esta realidad, conseguir un cambio de conducta entre las personas que permita mejorar estilos de vida, disminuir los niveles de obesidad y las enfermedades crónicas, resulta un gran desafío. El Servicio de Salud O’Higgins no ha estado ajeno a la tendencia a cambiar estilos de vida de las personas, y está desarrollando programas, principalmente entre sus trabajadores, es por eso que el Subdepartamento de Calidad de Vida, a través de la Unidad de Salud Funcionaria promueve y facilita la realización de acciones de prevención y promoción en de salud. “Al contar con trabajadores más saludables, eficientes, alertas y plenos de energía positiva, tienen menos riesgos de accidentes y mejor manejo de las situaciones de estrés”, aseguró Laura Baeza, jefa de la Unidad.

Fue así como a cada uno de los 15 hospitales de la región se les propuso desarrollar actividades que fomentaran la promoción de salud, las cuales recibirían el financiamiento de dicha unidad para llevarlas a cabo. De esta manera, y frente a la necesidad de mejorar la calidad de vida de los funcionarios, el hospital de San Vicente ideó un proyecto de cocina saludable, el cual contemplaba talleres de aprendizaje y técnicas para mejorar la alimentación de quienes trabajan en el centro asistencial. “Queríamos hacer algo entretenido y que realmente sirviera a nuestros trabajadores. La idea era que ellos aprendieran a cocinar vegetales y otras cosas más saludables, fue así como desarrollamos el proyecto y ganamos el financiamiento”, comentó Rossana Valenzuela, Asistente Social a cargo.

“Comiendo Rico y Saludable” es el nombre del taller que dio forma a tres ciclos de cocina, con 5 clases cada uno, en los que no más de 15 personas conocieron nuevas técnicas sobre la manipulación de alimentos bajos en grasas, azúcar y sal, además de conocer los beneficios que representa cambiar un estilo de vida disminuyendo la ingesta de comida poco saludable.

Diego Casteñón es Gastrónomo internacional y quien estuvo al frente de la actividad comentó que, “siempre he estado rodeado de mucha gente diabética, celiaca o con sobrepeso, es por eso que aprendí a apreciar otro aspecto de la comida, y es eso lo que les pude enseñar a estas personas. No todo es carne, sino que hay un sin fin de alimentos, mucho más sanos con los que se pueden cocinar y que además les permitirá mejorar su calidad de vida”.

Es importante considerar las Estadísticas Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud 2012, las que señalan que cada año 2,8 millones de personas mueren en el mundo por causas relacionadas con el sobrepeso y la obesidad (ataques coronarios, cerebrales, diabetes y algunos cánceres). En el caso de Chile, nuestro país ostenta el segundo lugar de Sudamérica con más mujeres obesas, alcanzando un 33,6 por ciento, tras Venezuela que presenta un 34,8 por ciento.

Es por eso que Laura Baeza asegura que la iniciativa es destacable, ya que surge de ellos mismos, reconociendo la necesidad de un cambio. “Lo que nosotros hicimos fue apoyarlos y orientarlos para que pudieran elaborar este programa de cocina saludable. Quisimos dar prioridad a las ideas que consideraban intervenciones en dos ámbitos importantes como eran cambio en el estilo de vida y en el autocuidado, donde cada persona debe aceptar la responsabilidad de cuidarse a sí misma y a los demás”, comentó.

Los resultados han sido favorables y los mismos funcionarios han reconocido el aporte que generó el taller de cocina, lo cual se traduce en un mejor desempeño en las funciones de quienes trabajan en el Hospital de San Vicente.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0